Perón inaugura en el Teatro Colón el Curso de política Alimentaria Argentina, organizado por el Dr. Ramón Carrillo.

23 de abril de 1949

Por Juan Facundo Besson*

Con la intención de centralizarse y focalizarse en los sectores de alta vulnerabilidad social el 23 de abril de 1949 el Gral. Perón inaugura en el Teatro Colón el curso de política Alimentaria Argentina, organizado por el Dr. Ramón Carrillo.
Con ésta acción el General aborda las desigualdades sociales que se reproducen en el orden de lo alimentario y nutricional en gran parte de la sociedad Argentina. De esta forma Perón -en su rol de Gran Estratega- inauguraba una política de Estado en materia de soberanía alimentaria. 


Conferencia pronunciada por el general Perón en el teatro Colón de Buenos Aires Argentina, organizado por el Ministerio de Salud Pública entre los meses de mayo y junio de 1949

pol

 

Señores :
Es para mi un placer y un deber inaugurar este curso sobre política alimentaria organizado por el Ministerio de Salud Pública de la Nación. Un placer, porque me dirijo a hombres de estudio y de trabajo , que multiplican sus esfuerzos por lograr el más alto nivel de salud de nuestro pueblo ; y un deber porque llegaremos al fin a concretar, por primera vez en la República, las bases de una política alimentaria, problema que durante muchos años me ha preocupado hondamente, como argentino, como militar, y hoy como gobernante.
Pocos gobiernos de los países más civilizados han dejado de establecer ciertos principios científicos, sociales y económicos, para ordenar y organizar la alimentación de sus respectivos pueblos. Esa fue preocupación muy seria de la Liga de las Naciones, luego de la guerra del 14, y lo es hoy de las Naciones Unidas desde la terminación de la última contienda mundial.
No me extraña, en cambio, que los gobiernos antecesores al nuestro no hayan trazado un plan orgánico en esta materia. Y ya veremos en seguida por qué.
Una revolución como la nuestra debe abarcar todos los órdenes de la socie­dad, de la Nación, integralmente, para cumplir sus objetivos precisos.
Nosotros no podemos conformarnos solamente con que el pueblo viva en paz ; queremos que viva bien. Es un deber primordial del gobierno saber qué come el pueblo y preguntarnos en seguida si come bien, si come lo suficiente, si su alimento es el que conviene a su organismo físico y a su entidad espiritual y si llega a todos, hombres, mujeres, niños y ancianos, una alimentación sana, completa, adecuada, racional.
Todos cuantos estamos de continuo atentos a las necesidades del pueblo, mal que nos pese, tenemos que contestar a tales preguntas, con un no rotundo, sin vuelta de hoja, sin temor alguno, porque decir que no, en este caso, es afirmar una verdad. Como en tantísimos otros aspectos de la vida argentina, nuestro gobierno se encuentra, a tres años de su vigencia, con que en ochenta años de vida nacional, la República, que ha sufrido toda clase de vicisitudes políticas desquiciadoras de su unidad, y que ha soportado y privilegiado a tantos enajenadores del haber argentino, jamás tuvo la trascendental política que permitiera a sus generaciones usufructuar de las inmensas riquezas de que somos millonarios, como productores de todo lo que necesita y apetece el ser para vivir. Enorme paradoja, que vamos a poner ahora en evidencia para plantear una política alimentaria argentina, como otro jalón del movimiento político, económico y social en que estamos empeñados. Los resultados de una política en la alimentación popular los palparemos de inmediato casi, a pesar de las dificultades que deberán vencerse y que venceremos indudablemente. Y a pesar de las malevolencias que no faltarán,por cierto, y que son como la salsa de nuestra lucha.

 

l. Principios biológicos y sociales de la alimentación

a) El hambre.
b) Los factores de la alimentación popular: salarios, educación sanitaria e intermediarios.
c) El presupuesto obrero y los alimentos.
d) La acción social del gobierno se ha aplicado principalmente a
resolver los problemas de la vivienda, del vestido y alimentación
e) La subalimentación, el infra consumo y el concepto de alimentos protectores.
f) Antes, en nuestro país, la población se alimentaba mejor.
g) Quiénes, como y cuándo comen bien.

 

2. Principios económicos de la alimentación

a) Buena distribución con el máximo de utilización.
b) Práctica antieconómica y antisocial de destruir alimentos para
mantener precios.
c) Las dos víctimas : productores y consumidores.
d) Re-adaptación de la agricultura a las necesidades biológicas de
la población.
e) Falta de coordinación.
f) Método de trabajo para orientar la producción nacional de
alimentos, partiendo de las necesidades biológicas ideales.

 

3. Principios políticos de la alimentación

a) Política internacional y alimentos.
b) Fundamentos generales de la política alimentaria argentina.
e) Diferencia entre comer y alimentarse.
d) Posibilidades de producción de alimentos en el mundo y en
la Argentina.
e) Aumentar la producción de alimentos protectores y distribuirlos de acuerdo con la necesidad fisiológica y no a una cruda
especulación comercial.

4. Fases para el reordenamiento alimentario de la Argentina

a) La carne y el trigo, régimen unilateral de la dieta argentina.
b) Errores de alimentación típicamente argentinos.
c) La alimentación excesiva en carne y sus consecuencias.
d) Compensación de la carne con alimentos protectores para
equilibrar la dieta.
e) Con infinitas posibilidades, el problema de producir alimentos
protectores en la Argentina es de simple estímulo y educación.

 

5 . Significado universal de la producción y consumo de alimentos

a) La actividad orgánica humana es la transformación de los
alimentos extraídos por el hombre de la tierra, captando la ener­gía del sol, el agua y el aire.
b) La energía de los alimentos, luego de producir )a& obras y
los actos del hombre, retorna a su fuente de origen.
c) La economía y la industria, la civilización y la cultura, esfuerzos del hombre para retener la energía alimentaria antes de su retorno.
d) Como toda fuente de energía natural, los alimentos deben estar al servicio del perfeccionamiento social y de la dignidad humana.

57585103_2305729352983682_177914729564471296_n

 

La soberanía alimentaria, hoy

Hoy la argentina esta atada a los mandatos de las corporaciones del agronegocio, entre las que se encuentra el gran monstruo de las semillas transgenicas: MONSANTO. Dicha corporación hoy se convirtió en el gendarme genético de la vida, persiguiendo a todo aquel que ose cultivar su tierra, su huerto, su terraza o su balcón.

Hoy casi no existe más la familia campesina y la unidad económica agraria. La rica variedad de productos de que daba nuestra tierra es un eco del pasado y la producción agropecuaria destinada a la alimentación esta sujeta a mecanismos que atentan contra la salud del Pueblo, sin hablar del valor de los alimentos en el mercado. 

La Soberanía Alimentaria es un viejo recuerdo, eso de que el pueblo pueda elegir como producir sus alimentos sin que nadie se lo imponga desde afuera es hoy un anhelo casi inalcanzable. Hoy todo es propiedad de COFCO, Bunge & Born, MONSANTO, Bayer, etc. En el país de las vacas, 1 niño de cada 2 nace en la pobreza y los niveles de desnutrición infantil son alarmantes para un país que en la época de Perón que un pibe pase hambre era inadmisible y un pecado imperdonable. 

 

*Abogado (FDER-UNR). Coordinador del grupo de estudios e investigaciones “Arturo Sampay” (FDER – UNR). Miembro de la Cátedra Libre “Juan Domingo Perón” (FCPOLIT – UNR)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s