La denominada “Contra-Revolución Fusiladora” en cabeza de Aramburu y Rojas derogaba la Constitución de 1949

27 de abril de 1956

Por Juan Facundo Besson*

Ver70° aniversario de la sanción de la Constitución de 1949

 

Introducción

Producido el golpe militar que derrocó al presidente Juan Domingo Perón en septiembre de 1955, el presidente provisional de la autoproclamada “Revolución Libertadora” (Contra-Revolución Fusiladora para los justicialistas), General Eduardo Lonardi, mantuvo la Constitución reformada de 1949.

Lonardi que representaba al sector más conciliador del antiperonismo triunfante, quiso tranquilizar a los trabajadores asegurando que mantendría los derechos conquistados, bajo el viejo lema urquicista de que no habría “ni vencedores ni vencidos”. Según él, esto era posible si se intentaba replicar, sin las características negativas del gobierno justicialistas, la unión de militares nacionalistas y dirigentes sindicales que se había producido en 1943.

Sin embargo, a dos meses de gobierno, en noviembre de 1955 se produce un golpe palaciego al interior de la “Revolución Libertadora” y Lonardi debe renunciar, presionado por un grupo de oficiales del Ejército. Es que la supuesta tolerancia de los lonardistas (nacionalistas católicos) hacia los evidentes vencidos impacientaba al bando rabiosamente antiperonista (liberales) representado por el contraalmirante y vicepresidente de la Nación Isaac Rojas.

Asume, pues, el General Pedro Eugenio Aramburu como presidente de facto, y manteniéndose Rojas como vice se muestran decididos ya a encarar a fondo la tarea de eliminar toda huella de justicialismo y de Perón en la sociedad argentina, proceso luego a todas luces imposible que iba desde prohibir expresamente toda simbología peronista (decreto-ley 4.161/56), ordenar la proscripción del partido (decreto-ley 3855/55), hasta borrar, con la Proclama del 27 de abril de 1956, la médula jurídica del gobierno popular: la Constitución Nacional de 1949 (la proclama militar también derogaba las constituciones provinciales). Se declaró vigente, en su reemplazo, la de 1853, con las reformas de 1860, 1866 y 1898, ya que se argumentaba que la del ’49 tuvo como único fin la reelección indefinida del presidente depuesto.

aramburu
Rojas y Aramburu, los íconos de la Fusiladora y la entrega a Gran Bretaña

La proclama

Por ello el Gobierno provisional de la Nación Argentina, en ejercicio de sus poderes revolucionarios, proclama con fuerza obligatoria:

Art. 1°: Declarar vigente la Constitución nacional sancionada en 1853… y exclusión de la de 1949.
Art.2°: El gobierno provisional de la Nación ajustará su acción a la Constitución que se declara vigente por el art.1°, en tanto y cuanto no se oponga a los fines de la Revolución…
Art.3°: Decláranse vigentes las Constituciones provinciales anteriores al régimen depuesto…
Art.4°: Déjase sin efecto las Constituciones sancionadas para las provincias de Chaco, La Pampa y Misiones…
Art.5°:…
Art.6°: La presente proclama será refrendada por el Excelentísimo señor Vicepresidente provisional de la Nación y los señores ministros secretarios de Estado en acuerdo general.
Art.7°:… Aramburu. Rojas. Ossorio Arana. Busso. Podestá Costa. Hartung. Krause. Martínez. Alizón García. Llamazares. Blanco. Alsogaray. Bonnet. Migone. Mendiondo. Mercier. Dell’Oro Maini. Ygartúa. Landaburu.

La “proclama militar” traía serios problemas jurídicos. En primer lugar, porque si se dejaba establecido que para que una reforma constitucional resultara válida se precisaban los dos tercios de los votos totales, entonces quedaban sin validez también a las reformas constitucionales de 1860 y 1866, cuyas leyes declarando la necesidad de las mismas, tampoco fueron sancionadas con esa mayoría.

En segundo lugar, porque no se podía aceptar políticamente que un gobierno militar derogara por proclama una constitución e impusiera otra. Resulta obvio que aún pudiéndose discutir los argumentos a favor y en contra de la mayoría necesaria para que el Congreso declare la necesidad de una reforma constitucional, la ilegalidad de la derogación por proclama y por una dictadura militar resultaba indiscutible.

Los constitucionalistas liberales como Germán Bidart Campos años más tarde señalaban “…la Constitución de 1949 instrumentó el totalitarismo, y fue la culminación de un proceso revolucionario que, una vez producida la desconstitucionalización por la pérdida de la vigencia de la constitución de 1853, procuró restaurar la identidad entre la práctica y la constitución escrita, dando un estatuto acorde con la nueva doctrina que defendía el Jefe de Estado”. Asimismo con una valoración negativa se expresó Luis Oviedo del Partido Obrero, de ideología trosquista, calificándola como “la codificación del nacionalismo burgués”, clerical e históricamente ineficaz”.

images

Reforma de 1957

Un año después de la Proclama de abril de 1956, se hacía imperiosa la necesidad de reformar la Constitución, para lo que se convocó a elecciones de convencionales constituyentes, con la proscripción del justicialismo, donde quedó en claro que la identidad política del mayor movimiento político de la Argentina seguía incólume pese a los intentos de reeducación colectiva del pueblo trabajador. Fue por esto que en aquellos comicios del 28 de julio de 1957 ganó el voto en blanco, siguiendo las instrucciones precisas y estratégicas de Perón en el exilio: “Si usted se saca el gusto escribiéndoles a los tiranos: ‘Asesinos’, ‘Canallas’, ‘Hijos de p…’ o cualquier otra de las cosas que se merecen, usted anula su voto. Y necesitamos votos en blanco, que sumen, no votos anulados, que desaparecen. Vote a Perón votando en blanco. Vote a Evita votando en blanco. Vote a Valle y compañeros héroes asesinados votando en blanco”. Luego del voto en blanco, los dos partidos más votados fueron la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP) y la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI).

Ovando-Deghi-EstévezBoero-CC1957
Convencional de 1957, el parado es Guillermo Estevez Boero, reconocido miembro del PS y la oligarquía terrateniente santafesina

Como veremos, parte de las reformas constitucionales de 1949 fueron reelaboradas e incluidas en la carta magna de 1957 (sancionada por una Convención ya sin quórum), incluso algunos de los derechos que Lonardi prometía conservar. Es que, como advertía Raúl Scalabrini Ortiz en su momento, el verdadero objetivo inconfesado de la Libertadora era eliminar un artículo muy particular, al que denominaba “el artículo bastión de la República”. “Es sabido que el tero chilla en un lugar distante del nido para distraer y alejar a los que buscan sus huevos. Los huevos del tero están en el artículo 40 de la Constitución Argentina. Es el artículo 40 el que se quiere eliminar”. El artículo en cuestión, como puede verse más arriba, disponía restricciones a los monopolios privados, garantizaba la propiedad pública de las fuentes de energía y establecía la obligación del Estado de prestar los servicios públicos.
Y bien, ¿qué parte sustancial de la Constitución de 1949 se conservó (de)reformada en la de 1957?
Aquel que hubiera estado ausente del país desde finales del siglo XIX y volviera al territorio a mediados del XX, juzgando el tiempo transcurrido únicamente a partir de los textos constitucionales producidos por las distintas épocas, reconocería al instante que algo trascendentalmente disruptivo se había producido: el paso del peronismo, cuya huella indeleble se vio condensada en el apretado, ejemplar, avasallado –frecuentemente llamado “ideal” o “no exigible” (¿un derecho no exigible?) para justificar su incumplimiento– artículo 14 bis, el verdadero “rezo laico” de la clase trabajadora argentina.

villa_manuelita
Pintada en Villa Manuelita (Rosario). La ciudad santafesina es la capital histórica del justicialismo

 

*Abogado (FDER-UNR). Coordinador del grupo de estudios e investigaciones “Arturo Sampay” (FDER – UNR). Miembro de la Cátedra Libre “Juan Domingo Perón” (FCPOLIT – UNR)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s